La nena del boli rojo

10 septiembre, 2006

La España de memoria frágil

Al hilo del (aún en boca de todos) pasado nazi de Günter Grass, Javier Marías dedica su artículo semanal a una interesante reflexión sobre el doble rasero que nos caracteriza, pobres ignorantes de la viga en ojo propio.
En este país grotesco, ni la derecha ni la izquierda tienen el menor interés en que se sepa la verdad, y ambas están aún dedicadas a maquillarla a su favor, cuando no a tergiversarla con desfachatez. No cuente usted lo que escribieron o hicieron Cela, Laín Entralgo, Tovar, Maravall, Ridruejo, Sánchez Mazas, D’Ors, Giménez Caballero o Foxá, porque no fue nada malo, exclama la derecha, o empezó a serlo sólo cuando se apartaron del falangismo o de la dictadura, los que lo hicieron. No cuente usted lo que escribieron o hicieron Aranguren, Haro Tecglen o Torrente Ballester, porque acabaron siendo muy “progres” y amigos nuestros, exclama la izquierda indignada, y menos aún Bergamín, que fue rojo de principio a fin. Por ambos lados la consigna es callar.

Una lectura interesante para el domingo.

Guardado en Actualidad, Política.

1 Commentarios:

La opinión de... Anonymous javi E:

Increíble, lo digo en serio, hay que echarle mucho valor para tocar a escritores como Haro Tecglen, que fue un magnífico columnista.


Muy, muy sincero.

7:55 p. m.  

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home